Forgotten Password

By Uncategorized

Por Emil:

Como país, vivimos un momento en donde hablar de equidad de género es primordial y esencial en todos los ámbitos. En este punto es necesario hacer un recuento de los avances y debilidades en cuanto a igualdad en el ámbito laboral refiere.

Comenzaremos con la cuestión de que, si nos falta demasiado camino por recorrer, aún podemos observar falta de paridad en algunos aspectos y seguimos escuchando situaciones de acoso o falta de crédito a su tareas y resultados, a pesar de que cada vez más puestos estratégicos son ocupados por mujeres y la brecha salarial entre géneros ha comenzado a reducirse.

Debemos entender que la igualdad de género no solo refiere a tener en la mitad de nuestra plantilla mujeres y en la otra mitad, hombres; es algo muchísimo más grande y complejo, ya que, de igual manera, no debemos perder el foco de quién es nuestro candidato ideal para cubrir una vacante, y que, éste, debe ser aceptado por ser quién cumplió con un conjunto de evaluaciones y características para su contratación.

Para que un entorno de trabajo sea incluyente debemos trabajar con cada uno de los miembros del mismo y con el equipo en general como un solo ente, algunas recomendaciones que se pueden seguir son:

  • Incluir a todas y todos en cada uno de los discursos generados dentro de la empresa.
  • Generar campañas de conciencia, respeto e inclusión, en donde el punto focal sea la inclusión de cada uno de los miembros del equipo.
  • Fomentar el diálogo y la formación dentro del área de trabajo, así como evitar el uso de adjetivos despectivos hacia cualquiera de los géneros.
  • Rechazar el encasillamiento de labores y puestos para un género u otro, así como homogeneizar los sueldos conforme a labores y posición estratégica.
  • Contar con políticas de cero tolerancia a la discriminación a cualquier miembro del equipo de trabajo, donde se estipulan puntos para la convivencia armónica y respetuosa.
  • Aunado con el punto anterior, evidenciar cada uno de los momentos en que alguien haya incurrido en una falta, así como demostrar cuál fue el proceder con el infractor.

Incluir a una mujer en equipo de trabajo debe rebasar el simple hecho de haberla contratado; al convertirse en miembro del equipo debe tener voz y voto en cada una de las decisiones que le sean pertinentes, ser respetada con toda amplitud y convertirse en un miembro estratégico por todo lo que conlleva su labor.


1 comment

  • José Lavanga
    20 marzo, 2020 at 3:33 pm

    En el seminario de Transformación Digital e Inclusión el ponente Amintore Confalonieri describía a las organizaciones inclusivas cómo aquellas en las que no existe la palabra «pero»

    En mi opinión, y también como ponente de ese seminario, las empresas inclusivas sólo son posibles con una Gerencia de altísimo nivel realmente comprometida con el desarrollo de la organización y sus colaboradores

    Reply

Leave a Comment

Your email address will not be published.

Este sitio usa cookies para mejorar su rendimiento. Visitando el sitio aceptas el uso de cookies